LA GUIA DEL COLCHON

Vamos a intentar dar unas cuantas pinceladas para que el cliente general tenga de una manera más clara los tipos de colchones que existen en el mercado actualmente, con sus importantes ventajas, para que de esta manera, tener una idea más clara y concisa de lo que cada persona de forma individual necesita y debería exigir para un descanso óptimo.

Hoy en día, existen muchos tipos de fabricación de colchones. Lo primero que se debe elegir es la el tipo de colchón y su fabricación de núcleo. En este sentido hay dos tipos de núcleos, de forma generalizada, el nucleo de espuma o de muelles. (Se pueden encontrar más, como latex o de células, pero por su escasa representatividad en el mercado, los dejamos para otro articulo). Una vez conocemos el corazón del colchón, tenemos que tener en cuenta lo que le rodea, donde se encuentra una gran variedad de materiales, cada cual con su respectivas calidades, y forma de fabricación.

 

Vamos en primer lugar a ver el corazón del colchón.

 

Colchones Espuma HR

El término High Resilience o espumación HR (Alta Resiliencia), se utiliza para definir la capacidad de los colchones para recuperar su estado original después de haber sido sometidos a una presión.

Los colchones elaborados mediante espumación HR se caracterizan por su gran adaptabilidad y firmeza. Pertenecen a la familia de colchones de nueva generación sin muelles. Los colchones de espuma HR son de los más adecuados para utilizar en camas articuladas o plegables.

Espuma HR

Los colchones de espuma HR se combinan igualmente con micromuelles en la cara de descanso, con viscoelásticas, visco grafeno, látex, fibras, algodón… Son los colchones con los que más se combinan las caras de sueño debido a su durabilidad y confort a nuestros clientes.

Se pueden encontrar colchones de espuma de diversas calidades, ya que muchos fabricantes optan por realizar colchones de espuma HR y espuma normal, siendo estos algo más económicos pero con un bajón de rendimiento que no se nota en el precio.

 

Colchones de Muelles Ensacados

Los Colchones de muelles ensacados son los colchones de gama alta en colchones de muelles.

Los muelles ensacados proporcionan independencia a los lechos del colchón. Son muelles que van en sacos independientes y que dan adaptabilidad al descanso, tanto para medidas independientes como para colchones de parejas. Aporta estabilidad a cada una de las partes del colchón, sin influir en los movimientos de la persona que duerme al lado.

Las diferentes capas que lleve cada muelle ensacado nos proporcionan varios modelos, jugando con la suavidad, firmezas y comodidad de cada uno de ellos, adaptándolos a las exigencias de los tipos de descanso que el mercado solicita.

Son colchones de alta durabilidad si se giran y voltean los colchones con una periodicidad regular según las diferencias de pesos de la pareja.

 

Colchones de Muelles

Los colchones de muelles tradicionales se le denominan también muelles bicónicos o de carcasa bonnell. Estos muelles que forman el núcleo del colchón son muelles que tienen la parte superior e inferior más abierta del muelle y es la que se utiliza en las caras de descanso. En el medio, el diámetro se reduce haciendo forma de cono, y es la que le da más resistencia al muelle, en su defecto al colchón.

A día de hoy el muelle se combina con diferentes materiales haciendo que sean desde colchones más básicos, hasta colchones de gran calidad.

Son los muelles tradicionales los que más ventilación proporcionan al colchón. Suelen recomendarse para colchones individuales, y para zonas o personas de mucho calor.

 

Si en el corazón encontramos notables diferencias de fabricación, en el resto del colchón podemos encontrar diversos materiales tradicionales, ultramodernos, naturales… Un sinfín de combinaciones para todos los gustos… y bolsillos.

Colchones con materiales Naturales

Los colchones naturales se componen de materiales tradicionales de calidad como la lana virgen o los algodones naturales. Son materiales que reducen las alergias, mejoran la circulación o incluso hacen que se amolden a la temperatura corporal cuando estás soñando. Son de una calidad excelente, una adaptabilidad y comodidad inigualable, además de ser muy apropiados para personas con problemas de circulación, de alergias, deportistas o embarazadas.

Varios procesos de fabricación de los colchones naturales son hechos a mano, cuidando minuciosamente sus materiales.

Tanto los materiales como el proceso de fabricación hacen que los colchones naturales alarguen la vida muchos más años, soñando más noches y durmiendo más relajadamente de manera natural.

 

Colchones Viscoelásticos

El descanso en colchones con viscoelástica mejora las presiones que ejercemos con nuestro peso a la hora de dormir. Los diferentes puntos de presión del cuerpo según la postura (hombros, caderas, lumbares…), se expanden y distribuyen en una zona más amplia, reduciendo así la presión de esos puntos por el resto del cuerpo y descansando con una mayor relajación.

La viscoelástica es un material con alta resistencia, suave y adaptable. Su rebote y flexibilidad de recuperación, hace que se acople a tu cuerpo y te proporcione una sensación muy placentera proporcionándote un confort de calidad.

Según sean el resto de materiales del colchón viscoelástico, bien de muelles, muelles ensacados o de espumación HR de alta densidad, pueden aportar más o menos firmeza junto con la visco al colchón.

En este sentido, para desmarcarse unos fabricantes de otros, estos nombran la viscoelastica con nombres cada cual mas diferente del otro, como Supersoft, Visco Adap, Visco Foam…

 

Colchones Grafeno

El Grafeno es un material que ha ido desarrollándose en estos últimos años en distintos campos. Uno de ellos ha sido la fusión con la viscoelástica para un descanso mejor.

Cada colchón de grafeno está formado por anillos hexagonales de átomos de carbono, y se le distingue por ser flexible, impermeable, transparente y muy resistente, pero sobretodo por conducir la electricidad mejor que cualquier otro material descubierto hasta ahora. Sus propiedades han sido calificadas como asombrosas por la mayoría de los científicos.

En el ámbito del descanso, el grafeno es un material que nos beneficia por la resistencia y flexibilidad, proporcionando al colchón durabilidad y adaptabilidad al cuerpo, aunque lo más beneficioso para el sueño es su elasticidad y su alta conductividad térmica y eléctrica, quitando presiones durante el sueño y distribuyendo la temperatura por todo el colchón. También se utiliza por sus propiedades antibacterianas.